Aumenta 40% la matrícula en la Academia Naval

En los últimos años ha habido un incremento en la inscripción de aspirantes ceibeños a la unidad, ya que antes sólo ingresaban 180 y ahora se tienen hasta 250.

El cambio de la vida civil a la militar no es fácil para algunos jóvenes. Otros, aunque la hallen difícil, se adaptan con mucho esfuerzo y han alcanzado su meta de graduarse en la Academia Naval de Honduras, ANH, o ser miembros del Primer Batallón de Infantería de Marina, BIM.

En los últimos años ha habido un incremento del 40% en la inscripción de aspirantes a la unidad, ya que antes sólo ingresaban 180 y ahora se tienen hasta 250. “En la ANH se les da la oportunidad a los jóvenes que, además de contar con una carrera militar, puedan estudiar en la Facultad de Ciencias Navales y graduarse de alféreces de fragata y licenciados en Ciencias Navales”, indicó Geovanny Ordóñez, encargado de la cubierta de cadetes.

Se busca que cada uno de los aspirantes continúe la preparación académica y la militar, por lo que si pierde alguna materia, no regresa a la Academia, así que el esfuerzo debe ser doble.

Sin embargo, muchos aspirantes desertan en los primeros dos meses de prueba por bajo rendimiento académico o físico, por lesiones o simplemente porque no les gustó la carrera militar.

Cuando egresan como licenciados y oficiales deben hacer una carrera obligatoria de diez años, cuatro para ascender a tenientes de fragata y el resto para teniente de navío. Si desean, pueden continuar con una maestría.

Pero la carrera militar ha dejado de ser una actividad exclusiva para hombres. La ANH cuenta con 179 miembros, de los cuales 22 son mujeres que reciben una educación similar a la de los varones. “El entrenamiento que nos dan a las mujeres es el mismo que reciben los hombres. Es un trato profesional.

No es fácil, pero hemos logrado llegar con mucha perseverancia”, mencionó Sobeida Rodríguez, una de las cadetes. La preparación que se brinda a los estudiantes para egresar de la Facultad dura cuatro años y, dependiendo del año, las clases son tanto civiles como militares.

“Todos acceden a ser alférez de fragata en distintas ramas, como en cuerpo de Comunicaciones, BIM y cuerpo de Medal”, explicó Rodríguez Sosa. Los requisitos para ingresar en la ANH son tener entre 18 a 24 años, ser hondureño por nacimiento, soltero y haber culminado una carrera en el nivel educativo secundario.

La diferencia es que en la ANH se capacita a los estudiantes para ser licenciados en Ciencias Navales y el BIM se compone de tropa lista para cualquier emergencia militar.

Se espera que en diciembre egresen de cuarto año 19 aspirantes a licenciados navales. En tercer año hay 16 miembros, en segundo, 27, y en el primero, 55.

BIM

En el BIM se tiene una combinación de hombres y mujeres que buscan trabajar mancomunadamente para ejecutar las acciones sin contratiempos. Cuando los jóvenes ingresan en el BIM son catalogados como grumetes. Después de cierto entrenamiento pasan a infantes de marina rasos, luego cabos de infantería de marina, sargentos rasos de infantería de marina y sargentos primeros de infantería de marina.

“En muchas ocasiones, el personal femenino ejerce sus funciones en el área administrativa, en apoyo para la clínica y en comunicaciones”, dijo el comandante del BIM, Nelson Varela.

“Si desean continuar una educación militar, pueden asistir a la escuela de suboficiales de marina en Puerto Cortés. De ahí egresan con el grado de suboficial maestre de infantería de marina; otros asistieron a la academia y son oficiales navales”.

Por Yasmira Locandro

 

 

About the author

Author image

More posts by Authorlink

 
comments powered by Disqus
 

Encuesta de la semana