Suben precios de la palma africana

Aunque el mayor negocio lo están haciendo las extractoras, según los palmeros, es la primera vez que se les pagan cuatro mil lempiras por la tonelada de la fruta.

En los últimos meses, el cultivo de palma africana se ha convertido en el más estable del país, ya que la fruta se paga a precios nunca antes vistos.

Aunque el mayor negocio lo están haciendo las extractoras, según los palmeros, es la primera vez que se les pagan cuatro mil lempiras por la tonelada de palma.

“De acuerdo con las proyecciones, el precio se mantendrá y si baja será un pequeño porcentaje, ya que desde hace mes y medio se nos pagan esos precios”, dijo Eddie Cole, presidente de la Asociación de Productores de la Industria de la Palma Africana, Apripa.

Los productores de palma africana del litoral atlántico dicen que si los precios de la fruta fresca se mantienen, muchos de los dueños de plantaciones podrán enfrentarse a los créditos con la banca nacional, pues muchos están a punto de perder sus propiedades.

“Sólo entre los productores de Apripa existe una deuda de 36 millones de lempiras, por lo que en esta temporada la oportunidad es ponernos al día”, agregó Cole.

El cultivo de la palma se incrementó sustancialmente entre 4 y 5 por ciento porque muchos productores están sembrando palma y diversificando sus cultivos.  En 2010 se contaba con unas 132,000 hectáreas de nuevas siembras de palma africana y este año subieron a 145,000.

“Los precios motivan a muchos productores a cambiar de cultivo, al grado que los viveros son insuficientes para la demanda”, explicó el palmero.

En Atlántida se siembra palma en los municipios de Esparta, La Masica y Arizona, pero existe mayor producción en San Alejo y el valle de Leán, ya que se cuenta con las mayores plantaciones.

La cosecha de la palma está distribuida en 15% entre diciembre y junio y 85% de junio a noviembre. Los productores pueden obtener unas 12 a 15 toneladas de fruta fresca por hectárea, dependiendo de los años que tenga la plantación.

En los primeros dos años y medio se empieza a producir; a los cuatro se tiene una mínima producción; a los seis, la mitad de la producción, y de ocho en adelante, el rendimiento por hectárea es el máximo.

“En estos momentos, la producción de aceite es menor que la demanda en el país y en el mercado internacional, ya que el pico de la cosecha se tendrá en el segundo semestre del año”, indicó Nery Menjívar, presidente de la Asociación Nacional de Palmicultores de Honduras, Anapih.

El contraste en la palma es que a los productores se les paga bien, pero los industriales, aunque no están perdiendo, no ganan lo que quieren.

Por Yasmira Locandro

 

 

About the author

Author image

More posts by Authorlink

 
comments powered by Disqus