Trujillo, belleza y cultura que cautivan

El centro histórico, las comunidades garífunas y pech, la laguna de Guaymoreto y el cerro Calentura esperan a los visitantes

Trujillo, belleza y cultura que cautivan

Trujillo es uno de los puertos con más historia. Es un lugar encantador para nacionales y extranjeros.

Trujillo, Colón.

Una impresionante bahía con aguas cálidas y amplias playas de arena blanca, más un centro histórico único que parece rendirle tributo a la belleza natural del cerro Calentura, son parte de los atractivos que esperan a miles de visitantes en esta ciudad de Trujillo.

Ubicada en el Caribe hondureño, Trujillo, además de haber sido la primera puerta de entrada de la colonización española a tierra firme, fue el inicio de la historia nacional.

Su inconfundible bahía con profundidades que superan los 100 pies es perfecta para la práctica del windsurf.

Las amplias playas combinan la estadía de quienes buscan descanso, diversión y entretenimiento. Para los amantes de la privacidad y los servicios reservados están Banana Beach Resort, Campo del Mar y Campamento Hotel y Restaurante. A quienes prefieren un poco de libertad los esperan las tradicionales playas municipales a pocos metros del casco histórico, donde están los restaurantes más finos y concurridos de la ciudad.

La Fortaleza de Santa Bárbara, la catedral San Juan Bautista y el cementerio viejo son los monumentos auténticos del centro histórico, que dan fe del pasado colonial.

Edificios y casas particulares conservan su estado original. Su estilo arquitectónico no solo recuerda la influencia española, sino la cultura francesa, la inglesa y la holandesa.

Naturaleza y cultura viva

En el este de la ciudad se encuentra el Refugio de Vida Silvestre Laguna de Guaymoreto. Su extenso espejo de agua que supera los 36 kilómetros cuadrados ofrece su mejor espectáculo.

Rodeada por un bosque de mangle y con profundidades que llegan hasta los cinco metros, esta laguna se presta a los recorridos en lanchas y cayucos para observar la flora y la fauna.

Ver animales como monos aulladores, monos cara blanca, nutrias, iguanas verdes, mapaches y tortugas marinas, así como pelícanos, patos aguja, gavilanes, gaviotas y golondrinas solo es posible en este refugio natural.

Siempre en esta ruta está la comunidad de Moradel, en las faldas del cerro Capiro, asentamiento de la etnia pech. Aquí es posible conocer la vida, las costumbres y la comida de este grupo autóctono. Para una estadía más larga, la comunidad cuenta con cabañas típicas.

En el otro extremo, los barrios Cristales y Río Negro, en Trujillo, y a 15 kilómetros, hacia el municipio de Santa Fe, están las comunidades de Guadalupe y San Antonio. Juntas marcan la ruta de los garífunas, donde sus bailes, tradiciones y gastronomía están expuestos a los que deciden visitarla. También son dueñas de bellas playas y cálidas aguas.

El parque nacional Capiro y Calentura es el lugar para los exploradores, caminatas por senderos y camping. Ofrece la posibilidad de encontrarse con mapaches, jaguares, venados, ocelotes, oropéndolas, tucanes, loros y guacamayas.

A solo cuatro kilómetros de Trujillo se halla la ruta al cerro Calentura. Sus 1,235 metros sobre el nivel del mar ofrecen vistas impresionantes de toda la costa caribeña y es posible divisar las Islas de la Bahía y los Cayos Cochinos.

Los parques acuáticos y zoológicos son otras de las atracciones que se ofrecen cerca de las playas en el municipio de Santa Fe.

 

 

About the author

Author image

More posts by Authorlink

 
comments powered by Disqus
 

Publicidad

 

Lo Más Comentado

 

Encuesta de la semana

Publicidad